El presidente de la Comunidad del Caribe (Caricom), el mandatario de Guyana Irfaan Ali, aseguró este martes que el huracán Beryl causó "daños y destrucción significativos" a la infraestructura y la propiedad privada en varios países de la organización regional.

Los mayores destrozos se han reportado en Granada y su isla hermana de Carriacou, así como en Barbados y San Vicente y las Granadinas, donde al menos una persona falleció.

Ante esta situación, Caricom va a celebrar en esta jornada una reunión virtual para evaluar los daños y diseñar una respuesta colectiva al paso de este huracán de categoría 5, la mayor en la escala Saffir-Simpson.

"A medida que este fenómeno meteorológico se abre camino en la región, debemos seguir preparándonos contra los efectos de los fuertes vientos, las marejadas ciclónicas y las fuertes lluvias", advirtió Ali en un comunicado.

El presidente de Caricom indicó que la Agencia Caribeña para el Manejo de Emergencias en Desastres (CDEMA, en inglés), con sede en Barbados, ya está trabajando para movilizar y coordinar asistencia.

Los países afectados han sufrido daños en edificios, carreteras y embarcaciones, entre otros.

"Este es un momento para que todos nosotros, como comunidad regional, nos unamos y extendamos nuestro apoyo a aquellos afectados. Movilicemos los esfuerzos necesarios de asistencia y socorro con un verdadero espíritu de solidaridad regional", urgió Ali.

Sobre la reunión virtual de hoy, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, explicó a la radio estatal DBS que los líderes de Caricom discutirán particularmente la situación en Granada y San Vicente y las Granadinas.

Skerrit dijo que ha estado en contacto con los líderes regionales y, la información de la que disponen, es que el efecto del huracán "podría haber sido peor".

"Gracias a Dios, las islas principales de San Vicente y Granada no se vieron afectadas en la medida prevista", señaló.

Skerrit lamentó que estos huracanes dificultan el desarrollo de las islas del Caribe, que deben gastar muchos fondos en responder a los desastres y reconstruir la infraestructura.

"El cambio climático es una amenaza a nuestra supervivencia", indicó el primer ministro de Dominica, que criticó la escasa ayuda prestada por los países en desarrollo.

Caricom tenía previsto celebrar esta semana una reunión presencial de jefes de Gobierno, pero la misma fue aplazada debido al paso del huracán.

Beryl se dirige el miércoles a la isla de Jamaica y amenaza también el sur de República Dominicana y Haití, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos.

El primer huracán de la temporada atlántica se mantiene como un peligroso sistema con vientos máximos sostenidos de 270 kilómetros por hora (165 millas por hora).