Una cámara de seguridad logró captar el momento exacto en que un robusto árbol se desplomó en el Parque Central de San Marcos de Ocotepeque, zona occidental de Honduras.

El suceso ocurrió sorpresivamente alrededor de las 4:25 p.m., cuando el árbol, ubicado cerca del área de juegos infantiles, cedió ante una combinación de factores, entre ellos, las condiciones climáticas.

Afortunadamente, debido a la pronta respuesta de las autoridades locales y la rápida evacuación preventiva del área, no se reportaron heridos entre los transeúntes ni los visitantes del parque en el momento del incidente. Sin embargo, el árbol derribado causó daños menores a las estructuras cercanas y provocó la interrupción temporal de las actividades recreativas en el lugar.

En el vídeo se aprecia cuando transeúntes iban caminando cuando el árbol cayó; estos se encontraban a escasos metros del lugar del accidente.

Equipos de emergencia y personal de mantenimiento municipal han iniciado labores para despejar el área afectada y evaluar la seguridad de los árboles restantes en el Parque Central.

Este acontecimiento ha generado preocupación entre los residentes locales, quienes han expresado su interés en garantizar la seguridad y el mantenimiento adecuado de los espacios públicos como el Parque Central de San Marcos de Ocotepeque, un sitio emblemático para la comunidad.

Riesgos de la caída de un árbol

La caída de un árbol puede representar diversos riesgos tanto para las personas como para las propiedades cercanas. Algunos de los riesgos más comunes incluyen:

  1. Lesiones personales: Las ramas o el tronco del árbol pueden golpear a personas que estén cerca, causando lesiones graves como contusiones, fracturas e incluso daño cerebral en casos extremos.
  2. Daños a la propiedad: La caída de un árbol puede provocar daños significativos a estructuras cercanas, como viviendas, vehículos estacionados, cercas u otras instalaciones. Esto puede resultar en costosos gastos de reparación.
  3. Interrupción de servicios públicos: Dependiendo de la magnitud de la caída, los árboles pueden derribar líneas eléctricas, cables de telecomunicaciones o tuberías de agua, causando interrupciones en los servicios esenciales y afectando a toda una comunidad.