El experto en derecho constitucional, Juan Carlos Barrientos, sostiene que el nuevo Código Penal no debió haber entrado en vigencia porque en Honduras, "las garantías constitucionales están suspendidas debido a la emergencia sanitaria" del covid-19.

El abogado comentó que mientras estén suspendidas las garantías constitucionales, a causa del confinamiento para evitar el brote de casos, no deberán entrar en vigencia nuevas leyes penales.

“Desde el 15 de marzo están suspendidas en Honduras las garantías constitucionales, entonces, no se podría poner en vigencia el Código Penal”, sostuvo Barrientos a HRN.

De acuerdo con el abogado, la entrada en vigencia del nuevo Código Penal violenta el artículo 188 de la Constitución de la República, que trata sobre la prohibición de legalizar nuevos delitos y nuevas penas mientras esté en vigor un estado de emergencia.

“El Código está mal puesto en vigencia, porque violenta el artículo 188, cualquier persona puede presentar un recurso de inconstitucionalidad contra todo ese Código”, sostuvo.

Según Barrientos, el Congreso Nacional cometió un error cuando aprobó reformas al Código Penal sin haber entrado en vigencia. “No me explico por qué no fue extendida la vacatio legis de un código que concita la repulsa de varios sectores”, concluyó.

Congreso legitima nuevo Código Penal

Por su parte, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, confirmó la entrada en vigencia el nuevo Código Penal de Honduras a partir de este 25 de junio, pese a la sesión virtual que sostuvieron el miércoles más de 67 diputados, quienes votaron a favor de la abrogación de la nueva normativa.

Este jueves, el Congreso Nacional denunció a varios diputados, quienes participaron en la sesión y conformaron una junta directiva paralela, a quienes acusó formalmente y solicitó requerimiento fiscal en su contra ante el Ministerio Público.

Te podría interesar: Congreso Nacional presenta denuncia y solicita requerimiento fiscal contra varios diputados