Un juzgado dictó detención judicial este día en contra de tres mujeres por suponerlas responsables del delito de trata de personas, en la modalidad de explotación sexual comercial en San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

A las acusadas se les dictó la detención en la audiencia de declaración de imputado respectiva y responden al nombre de Carmen Yajaira López Rodezno, Igdania Marlen Alvarado Redondo y Cindi Yolibeth Erazo Alvarado.

Hasta el momento, las autoridades no han revelado más pesquisas del delito y su captura.

Captura de las tres mujeres

En una serie de operativos ejecutados San Pedro Sula, Cortés, el pasado 15 de junio se logró la detención de dos administradoras de centros de sexo comercial.

Además de una ejecución de una orden de arresto pendiente, en contra de Igdania Marlenis Alvarado Redondo, presuntas poxenetas de esta ciudad.

Los fiscales de la UTESCP e investigadores de la ATIC detuvieron a Cindy Yolibeth Erazo Alvarado, administradora del establecimiento “Chicas Rosas” y se les imputan delitos contra la libertad sexual.

En un establecimiento que funcionaba mediante anuncios clasificados bajo el lema “masajes reservados para caballeros, ven a disfrutar”, con un número de móvil.

Según las investigaciones, los servicios incluían masajes por 300 lempiras y servicios sexuales por 2.300 lempiras, llegando incluso a proporcionar un número de cuenta bancaria para los depósitos.

En un segundo caso, las autoridades detuvieron a Carmen Yajaira López Rodezno, directora del centro de masajes “Chicas Tabú”.

Al igual que el primer establecimiento, utilizaban anuncios clasificados para ofrecer sesiones de relajación que en realidad no eran más que una fachada para ofrecer diferentes servicios sexuales.

Trata de personas

Las personas que incurren en el delito de trata de personas son todas aquellas que facilitan, promueven o ejecuten la captación, la retención, el transporte, el traslado, la entrega, la acogida o la recepción de personas, dentro o fuera del territorio nacional.

Asimismo, las personas que mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas deserción, secuestro, fraude, engaño, abuso de poder o de una posición de vulnerabilidad o de dar o recibir pagos o beneficios para lograr el consentimiento de una persona que tiene control sobre otra persona, con fines de explotación.

Redacción: Yilian Samai Alonzo Raudales