El presidente ruso, Vladímir Putin, podría viajar a Suiza para participar en unas hipotéticas negociaciones sin ser detenido, pese a la orden de arresto que pesa contra él por parte de la Corte Penal Internacional, aseguró la presidenta del país centroeuropeo, Viola Amherd, tras finalizar la Cumbre de la Paz para Ucrania.

La orden de detención contempla excepciones en caso de negociación, aseguró la presidenta en una rueda de prensa posterior a la cumbre, donde matizó que ese permiso para entrar en suelo suizo necesitaría ser aprobado por el Consejo Federal, el Ejecutivo nacional del que ella forma parte.

Tras una cumbre que Suiza y Ucrania, los dos coorganizadores, consideraron exitosa por el alto número de líderes congregados en ella para mostrar su apoyo a la causa ucraniana, Amherd aseguró que el país anfitrión también está dispuesto a dialogar con otros países que han declinado su participación, caso de China.

El ministro de Asuntos Exteriores suizo, Ignazio Cassis, agregó que el país informará a Rusia y otras naciones sobre los resultados de la reunión de este fin de semana y también analizará "las formas de converger" con otras potencias como China y Brasil (que sí participó en Bürgenstock pero con una delegación de bajo nivel).

Según la prensa helvética, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que no acudió a Bürgenstock pese a haber estado esta semana en el país centroeuropeo, sí ofreció la ayuda de su país para intentar aproximar a Kiev y Moscú, en el encuentro que mantuvo con Amherd el pasado jueves, 12 de junio, en Ginebra.