La diputada del Partido Liberal, Erika Urtecho Echeverría, expresó en su cuenta de X (antes Twitter) que, en Gracias a Dios, un departamento "con altos índices de pobreza, inseguridad alimentaria y desempleo", se deben atender problemas más urgentes antes que la construcción de un Centro de Reclusión de Emergencia (CRE).

El comentario de la legisladora surge a raíz de una de las medidas del Plan de solución contra el crimen -anunciado el pasado viernes 14 de junio por el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS)-, la cual manda la construcción de un CRE para 20 mil prisioneros en áreas despobladas entre Gracias a Dios y Olancho.

En ese contexto y tomando en cuenta los factores expuestos anteriormente, Urtecho precisó que en Gracias a Dios "se debe llevar desarrollo".

Además, citando al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales, la congresista añadió que se debe "realizar una consulta libre, previa e informada",

"En un departamento con tantos problemas estructurales, primero se deben atender los problemas más urgentes", finalizó Erika Urtecho Echeverría.



Limitaciones de Gracias a Dios

Gracias a Dios, el segundo departamento más extenso de Honduras después de Olancho, es una de las zonas más remotas y menos desarrolladas de la nación hondureña, pese a su riqueza cultural y su biodiversidad.

Dicho departamento cuenta con infraestructura limitada, pues tiene pocas carreteras pavimentadas y el acceso restringido a muchas áreas, lo que dificulta el desarrollo económico y el acceso a mercados más amplios.

Además, este presenta problemas de educación y salud debido a la escasez de escuelas y centros asistenciales.

Por lo expuesto, según un artículo de TuNota, Gracias a Dios es una de las regiones más pobres de Honduras, sobresaliendo sus altos niveles de pobreza y las condiciones de vulnerabilidad en las que vive gran parte de su población.