A criterio del sociólogo y analista político, Julio Navarro, en la población hondureña hay una percepción de que el Partido Nacional no quiere ir a elecciones y que está aprovechando la emergencia sanitaria para boicotear el proceso comicial.

"En la percepción de la población existe la idea de que el Partido Nacional no quiere ir a elecciones y que está aprovechando el problema de la pandemia para crear mayor temor y unas condiciones que permitan posponer el proceso", expresó.

Conteo regresivo

En Honduras se realizarán las elecciones primarias el 14 de marzo y las generales se llevarán a cabo el último domingo de noviembre.

Hace una semana, el 23 de enero, inició la propaganda electoral por un período de 50 días para los 14 movimientos del Partido Liberal, Libre y Nacional, de cara de la contienda del 14 de marzo.

Debido ello, el Sistema Nacional de Gestión de Riegos (Sinager) hizo un llamado a los políticos a tomar estrictas medidas preventivas para disminuir el contagio por el nuevo virus.

Para el analista Navarro, nada asegura que las medidas de bioseguridad serán acatadas por los políticos.

De acuerdo con el sociólogo, los partidos deberían reconocer que las elecciones de marzo son de carácter doméstico, "deberían de buscar mecanismos para llegar a los electores".

"No podemos convertir las actividades políticas en una tragedia de salud pública", finalizó el analista político.

Te podría interesar: La corrupción sigue contaminando manejo de la emergencia sanitaria por covid en Honduras