Un joven hondureño de oficio mecánico murió acribillado a disparos la madrugada del viernes 7 de octubre de 2022 en el barrio San Sebastián en la ciudad de Catacamas en el departamento de Olancho, oriente de Honduras.

La víctima fue identificada como Rolando Acosta Rosales, de 22 años, quien transitaba por el sector cuando fue sorprendido  por sujetos fuertemente armados que le dispararon en reiteras ocasiones.

Luego del mortal ataque, el cuerpo del joven, a quien le conocían como alias "El Pescado", y se  dedicaba a arreglar motocicletas, quedó tendido sobre el pavimento.

Hasta el lugar del crimen llegaron parientes del ahora occiso, quienes lamentaron la muerte de su ser querido y clamaron por justicia.

Hondureña de 58 años es capturada tras evadir la justicia por 21 años; se le acusa de matar a una mujer

Las autoridades indicaron que desconocen el móvil del crimen y se comprometieron a investigar el hecho.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad, los jóvenes entre los 18 y 30 años de edad son las principales víctimas de la violencia en Honduras. Y son los hombres quienes lideran la tasa de homicidio.

El reporte además indica que las armas de fuego son la principal herramienta usadas en los homicidios.

Editorial HRN: Caos y política en calamitoso sistema de salud