El secretario de Seguridad, Gustavo Sánchez, aseguró este viernes que los policías involucrados en la muerte de un joven de 17 años serán puestos a la orden de los tribunales competentes sin ningún tipo de contemplación.

La víctima, identificada como Erik Daniel Bonilla Paz, murió noche del jueves 13 de junio durante una persecución policial que se registró en las inmediaciones del Congreso Nacional, en el centro de Tegucigalpa.

Bonilla Paz conducía una motocicleta junto a un amigo, cuando ocurrieron los hechos.

“Anoche se recibió una llamada del 911, donde dos personas en una motocicleta, y todos sabemos que eso es terminantemente prohibido, estaban cometiendo un asalto en el centro de la capital”, dijo Sánchez.

“Se inició una persecución de varias cuadras, hubo disparos, la patrulla también hizo disparos y, al parecer, como resultado de esto falleció este joven que estaba ahí”, agregó.

***************

***************

Declaraciones del sobreviviente

Por su parte, el joven que sobrevivió al incidente declaró a medios nacionales que ellos no estaban delinquiendo, sino que se dirigían hacia el bulevar Juan Pablo II en busca de comida para cenar.

Debido a que eran dos hombres en la motocicleta, y eso está prohibido, evadieron la patrulla porque no querían recibir una multa, pero al final fueron interceptados por la patrulla.

Declaró que los policías no les pidieron ningún documento ni que se bajaran de la motocicleta y que uno de ellos, sin mediar palabra, puso el rifle en la costilla de Bonilla Paz y le disparó, provocando su muerte instantánea.

Declaraciones de la madre del menor fallecido

La madre del menor dijo a los medios que su hijo se dirigía a comprar hamburguesas al momento de ser requerido por la patrulla.

Contó que su hijo trabajaba y "quería ser piloto".

Relató que los policías persiguieron a los jóvenes desde el Congreso Nacional hasta Comayagüela, sin mediar palabras ni registrarlos.

“Yo solo le pido a Dios que haga justicia, porque a nosotros los pobres no nos escuchan”, dijo la madre, acongojada por la pérdida de su hijo menor de edad.

También añadió: “No era la manera, mejor lo hubieran quebrado, así yo lo tendría en mi casa y vivo".



Redacción: Yilian Samai Alonzo Raudales

LEA: 'De rodillas' empleados de maquila piden con gran fe que les cumplan sus derechos laborales