Karina Bezerra, de 26 años, vivió momentos de terror hasta morir por negarse a dar un beso a un líder del narcotráfico en Brasil.

Los propios criminales se encargaron de decidir el destino de la joven que solo había ido a un bar en Sao Paulo tras una extensa y cargada jornada laboral.

La mujer fue víctima de un grupo criminal conocido como Primer Comando de la Capital (PCC), con quienes se encontró en el lugar donde tomaba algunos tragos luego de haber terminado sus labores como cuidadora de adultos mayores.

Tras negarse a besar al jefe criminal la noche del pasado 14 de agosto, Karina fue secuestrada por el grupo de sicarios; sin embargo, las autoridades brasileñas lograron dar con su paradero y fue rescatada, según el sitio UOL.

"La mujer luego denunció lo sucedido en una declaración a la Policía Civil y fue escondida en Taboão da Serra, en el Gran São Paulo", fue parte del testimonio que la víctima de secuestro indicó a los oficiales de policía.

La mujer que fue víctima de los criminales. Foto: El Heraldo de México.

No obstante, el informe policiaco agregó que su paradero fue "nuevamente descubierto hace tres semanas por miembros del PCCh. Según la policía, fue asesinada", informó.

Así fue el secuestro de Karina

Karina recordó que al negarse a ser parte del juego del jefe del narcotráfico fue "levantada" y recluida entre la madrugada de ese día y la mañana del día siguiente. Indicó que había escapado de la muerte en esa ocasión gracias a que la policía militar la encontró.

En dicho rescate, la policía militar arrestó a nueve personas involucradas en el rapto de Bezerra, quien permaneció escondida en Taboão da Serra, tras haber ido al bar ubicado en la calle Dom João Nery, en Itaim Paulista.

Vea: Vídeo: Enfrentamiento entre narcos del mismo cártel en Michoacán dejó ocho muertos

En el lugar, un hombre que se identificó como "Xenon" abordó a Karina al sentarse junto a ella, pero la mujer no quiso socializar con él. Sin embargo, poco le importó al sicario que lejos de sentirse rechazado, se sintió con el derecho de hostigar a la joven que relató:

"Comenzó a tocarme, tomarme de los brazos, forzándome a abrazarlo y besarlo, pero intenté esquivar todos los intentos, lo que hizo que se empezara a enojar".

Tras el duro episodio, Karina quedó libre, pero días después, la policía encontró su cuerpo sin vida luego de que la organización criminal la volvió a encontrar y raptar para juzgarla.

Según Pedro Ivo Correa dos Santos, delegado del Departamento de Investigación de Robo y Robo de Bancos, responsable de la detención de los sospechosos, indicó que la joven habría sido abusada en grupo.

"La facción (del PCC) que dice estar en contra de los delitos sexuales la obligó a tener relaciones con sus miembros", cerró.

Lee: La insólita prohibición de un sanguinario narco mexicano a todo un pueblo