Para el analista político Raúl Pineda Alvarado, el núcleo del problema en Honduras se concentra en el populismo, la narrativa y la falta de planificación en el Gobierno.

Esta declaración se realizó en respuesta al editorial de HRN “El ropaje político-sectario de la administración pública”.

Pineda Alvarado explicó que el populismo se desarrolla cuando una administración se enfoca más en el próximo proceso electoral que en solucionar los problemas actuales.

Señaló que la narrativa actual es la misma de los últimos tres gobiernos: “Hay más de lo mismo, todo es una copia de lo que se dijo antes”, argumentó.

“Hay populismo en materia de seguridad, educación y en la promoción de precandidaturas prematuras que afectan el desarrollo del país”, sostuvo.

En cuanto a la seguridad, Pineda Alvarado mencionó que se considera estado de emergencia cuando se registran 20 homicidios por cada 100,000 habitantes, pero "¿qué se hace?", cuestionó.

Sin embargo, el analista afirmó que “la presidenta no puede poner orden ni en la Secretaría de Seguridad, donde un ministro y una viceministra están enfrentados, mientras que la situación en salud no ha mejorado”.

Reflexionó que “no podemos combatir la delincuencia del siglo XXI con estrategias del siglo XX”.

Además, consideró que la mejor política criminal es una efectiva acción social, por lo que en materia de seguridad hay que planificar sobre objetivos.

“El triunfo de una administración no está en la imposición. En Honduras, todo lo que critica a las autoridades es un aliado del narcotráfico y demás”, reprochó.

Honduras es el país de Centroamérica que gasta más en el sector seguridad y menos resultados se observan, expuso Pineda.

Régimen de autodefensa

Frente a la situación, Pineda Alvarado expuso que, si no es que ya se está en un régimen de autodefensa, se entrará en él. “El hondureño tendrá que buscar un mecanismo de defensa para él y su familia”, dijo.

Asimismo, indicó que se puede entrar en una escalada de violencia-dificación, donde el delincuente se vuelve más ágil al actuar. Para el caso, citó que en algunas colonias las personas deben comunicar a las pandillas incluso cuando desean poner un foco en su casa.

“La criminalidad está dominando más áreas. ¿Qué está apostando la Policía, a servir a la población o a los funcionarios? Se ha planteado la contratación de 13 mil policías más. ¿Para qué los quieren? ¿Será para cuidar a los funcionarios?”, cuestionó.

Finalmente, expuso que se tiene una copia del gobierno de Juan Orlando Hernández, quien reflejaba una especie de paranoia en su última etapa.