Las regletas eléctricas se han convertido en una herramienta indispensable en los hogares modernos, permitiendo conectar varios dispositivos o electrodomésticos a un solo enchufe.

Sin embargo, es crucial utilizarlas de manera correcta para evitar sobrecargas y optimizar el consumo de energía.

Una regleta eléctrica es un dispositivo que distribuye la corriente de un solo enchufe a múltiples tomas, facilitando el uso de varios aparatos eléctricos simultáneamente.

Con el tiempo, su popularidad ha crecido debido a su capacidad para prevenir sobrecargas de tensión y su versatilidad, ya que suelen incluir un interruptor para cortar el consumo de energía de dispositivos no utilizados.

El consumo fantasma

De acuerdo con información de Semana, el fenómeno del consumo fantasma se refiere al gasto de electricidad de los aparatos que permanecen conectados pero no están en uso activo.

Televisores, computadoras y decodificadores son ejemplos comunes de este consumo fantasma. Mantener una regleta encendida contribuye a este consumo innecesario. Para reducir este impacto, se recomienda el uso de regletas inteligentes, que pueden programarse para apagarse en horarios específicos.

Electrodomésticos de alto consumo

No todos los electrodomésticos deben conectarse a regletas. Según expertos, los aparatos de alto consumo, como hornos, aires acondicionados, lavadoras y secadoras, requieren un enchufe individual.

En ese sentido, conectarlos a una regleta puede sobrecargarla, incrementando el riesgo de incendios y aumentando el consumo de energía. Del mismo modo, secadores de cabello y planchas, debido a sus resistencias, también deben usarse con precaución.

Uso seguro de las regletas

Para evitar el consumo excesivo de energía, así como para prevenir accidentes por una sobrecarga o fenómenos similares en el uso de regletas, según 65 y Más, expertos proponen las siguientes recomendaciones:

  1. No combinarlas: Conectar múltiples regletas para expandir las tomas puede causar sobrecalentamiento y riesgo de incendio.
  2. Evitar la sobrecarga: Cada regleta tiene una capacidad máxima de carga. Sobrecargarla puede derretir el plástico y dañar los dispositivos conectados.
  3. Evitar zonas húmedas: Las regletas no están diseñadas para resistir la humedad. En baños, deben usarse con precaución.
  4. Mantenerlas fuera del alcance de niños: Asegurar que las regletas no estén al alcance de los niños para evitar accidentes.
  5. No usarlas al aire libre: A menos que sean regletas específicas para exteriores, no deben exponerse a condiciones climáticas adversas.
  6. Alejarlas de cortinas y alfombras: Colocar regletas cerca de materiales inflamables aumenta el riesgo de incendios.
Aparatos adecuados para regletas

Dispositivos de bajo consumo como consolas de videojuegos, teléfonos y tablets pueden conectarse a regletas convencionales sin que esto genere un alto consumo de energía eléctrica.

Entretanto, electrodomésticos como freidoras de aire, tostadoras y cafeteras también son adecuados, siempre que se desconecten cuando no estén en uso.

La nevera, en contraste, debe mantenerse en un enchufe individual para asegurar la conservación adecuada de los alimentos.


(Artículo de Javier Álvarez con el apoyo de la Inteligencia Artificial).