Al expresidente de la República, Juan Orlando Hernández (2014-2022), alias JOH, solo le quedan tres días para conocer la sentencia que le impondrá el juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Kevin Castel, por tres delitos relacionados con drogas y armas.

Recientemente, la defensa de JOH, Renato Stabile, abogado asignado por el tribunal, solicitó una sentencia máxima de 40 años para su defendido, quien enfrenta hasta cadena perpetua por la magnitud de sus cargos.

Dentro de este contexto, el abogado asegura al juez que el expresidente Hernández seguirá adelante para "limpiar su nombre" en un juicio "constitucionalmente justo". Considerando además que algunos testigos, entre ellos narcotraficantes y asesinos confesos, buscaban una reducción de sus propias sentencias en EE. UU. mediante sus declaraciones contra Hernández.

De tal manera, Stabile, en un documento de 159 páginas que acompaña una carta de Hernández, expresa al juez Castel que "Hernández tiene 55 años, así que una sentencia a JOH de 40 años equivalen a una vida".

El pronunciamiento de JOH

Por su parte, en su misiva, Hernández reitera su inocencia y expone los "errores", "fallos" e "injusticias" que, según él, se cometieron durante el proceso en su contra.

Además, la carta del abogado Stabile indica que el tribunal no debería imponer a su cliente un "castigo adicional" debido a su "vida de arduo trabajo por el pueblo de Honduras".

Stabile argumenta que una condena de 40 años satisfaría los objetivos de sentencia a JOH establecidos en la guía de imposición de condenas y reitera la inocencia de su cliente, destacando que las declaraciones de narcotraficantes en su contra fueron motivadas por venganza, dadas las extradiciones.

Condena 'injusta e indebida', afirma JOH

Juan Orlando Hernández manifiesta, además, en su carta al juez Castel que fue acusado y condenado "de manera injusta e indebidamente", por lo que asegura también que tanto él como su familia y la soberanía de Honduras fueron objeto de atropello "por la conspiración" en su contra por parte de grupos de crimen organizado.

"La investigación y el juicio en mi contra están repletos de errores y de injusticias que se han convertido en un linchamiento a través del sistema de justicia de este país", afirma alias JOH, acusando a fiscales y agentes de no haber realizado su trabajo de manera diligente para que se conociera la verdad.

El exgobernante reitera en su carta que la Fiscalía y la DEA no investigaron ni mencionaron que durante su término como presidente, Honduras dejó de ser la ruta principal de la droga que llegaba de Sudamérica a México con destino a EE.UU.

"Juez Castel, la verdad es que cuando fui presidente del Congreso Nacional y luego presidente de la República, en Honduras se tomaron extraordinarias e históricas decisiones para reducir y parar el tráfico de drogas, así como la aprobación de la extradición, depuración de la policía y la ley de protección del espacio aéreo, entre otras acciones que resultaron en la reducción de la violencia y criminalidad", reza la carta de JOH.

ASJ augura sentencia 'ejemplarizante'

Por su parte, el abogado Kenneth Madrid explicó que la defensa de Juan Orlando Hernández está ejerciendo su prerrogativa al solicitar la mínima pena para el expresidente, aunque señaló que es poco probable que el juez opte por una condena menor.

"El manual de sentencia incluye numerosos factores, entre ellos los antecedentes de la persona y la gravedad del delito. Con tres cargos de narcotráfico, es difícil que la pena sea mínima. En casos anteriores, como el de 'Tony' Hernández, hermano del expresidente, se impuso cadena perpetua más 40 años. No esperamos una sentencia menor y podría ser incluso más severa", comentó Madrid.

Contexto del caso

Juan Orlando Hernández, conocido como JOH, gobernó Honduras entre 2014 y 2022, período marcado por controversias y acusaciones de fraude electoral en su reelección de 2017.

Tras concluir su mandato en enero de 2022, Hernández fue detenido en febrero del mismo año en respuesta a una solicitud de extradición de Estados Unidos. Fue extraditado el 21 de abril de 2022 y ha estado recluido, desde entonces en el Metropolitan Detention Center de Brooklyn, Nueva York.

Más adelante, el juicio contra Hernández se desarrolló entre febrero y marzo de 2024, culminando el 8 de marzo con su declaración de culpabilidad por cargos relacionados con el narcotráfico, incluyendo conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, uso de armas de fuego para apoyar esa conspiración y participación en una empresa criminal continua.

(Artículo de Javier Álvarez con el apoyo de la Inteligencia Artificial).